martes, 18 de abril de 2017

Bibliografía de la música ecuatoriana en línea BIMEL

Bibliografía de la música ecuatoriana en línea: BIMEL
Fidel Pablo Guerrero Gutiérrez
(para descargar el PDF de esta obra dar click en:)


Una bibliografía es un inventario del pensamiento histórico-documental que registra, organiza y evalúa la producción de procesos culturales tangibles o intangibles, los mismos que han sido plasmados en formatos intelectuales de la comunicación letrada, visual o sonora. Constituye así mismo una evaluación de un determinado campo o materia, cuando su escrutinio nos permite comprender su curso, alcances y sus faltantes: cuánto y sobre qué se ha escrito y sobre qué no se lo ha hecho.
La bibliografía es, en suma, una memoria documental sistemática, que tiene su complemento en aquella otra memoria, la de la tradición oral, en cuyo registro y transmisión intervienen otros mecanismo. La primera se lee, la segunda se escucha; algunas veces ambas se enlazan, pues lo que se escucha se puede escribir, así como lo que se lee se puede decir; esa interrelación sin duda se halla presente en este trabajo, que busca condensar aquellas memorias desde un ámbito técnico.
Contamos ahora con una bibliografía comentada para la investigación de la música ecuatoriana, con el título de: Bibliografía musical ecuatoriana en línea (BIMEL), en razón de que sido subida a una plataforma informática, de acceso libre, y que permitirá en el futuro incrementar, rediseñar o corregir su contenido. Al momento está constituida por más de 4.700 referencias con información que temporalmente va desde el siglo XVI hasta nuestros días: fuentes escritas, grabadas o filmadas que se han producido en el país o en el exterior, en los siguientes formatos:
  • Libros, revistas, folletos y hojas sueltas (manuscritos e impresos);
  • Partituras (solo aquellas que se insertan en libros, revistas y folletos o que se han editado como libros o folletos);
  • Audios y audiovisuales. Casetes y videos (solo aquellos de conferencias y material de carácter musicológico o que traten como tema exclusivo la música); y,
  • Direcciones web, las mismas que se han colocado junto a las referencias documentadas (solo aquellas que tengan categoría de sitios de consulta especializada, tesis y escritos en línea, habiendo sido todas recuperadas entre el mes de enero y febrero del 2017).
La bibliografía, en 656 páginas, abarca manuscritos o impresos de cédulas reales, informes, autos, juicios, crónicas coloniales (s. XVII-s. XVIII), diarios de viajeros (siglo XIX), relatos, poemas, cuentos, críticas, programas, composiciones musicales, conferencias, escritos de musicólogos, historiadores, literatos, autores antecedentes y modernos de distintas disciplinas que enfocan temas musicales o aledaños, así como también algunas investigaciones hechas en Perú y Colombia -territorios culturales conexos al Ecuador-, y aquellas que sobre nuestro país se han publicado en otras latitudes, EEUU, España, México, Francia, Argentina, Chile, etc. Cuenta con un índice analítico para búsquedas por temática,una introducción y una cronología bibliográfica.
Si bien es cierto que una bibliografía jamás queda concluida, el alcance cuantitativo que ahora se presenta es estimable, en procura de cubrir temáticas diversas y complementarias de la música. En el área histórica y científica se cuentan con las clásicas bibliografías de Robert E. Noris Guía bibliográfica para el estudio de la Historia ecuatoriana (Guides and bibliographies series, No. 11, p. 128-132. Austin: Institute of Latin American Studies, c1978); y, de Carlos Manuel Larrea la  Bibliografía científica del Ecuador (Quito: Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1953), y más recientemente la bibliografía histórica de Michael T. Hamerly; en el área del folklore Paulo de Carvalho –Neto publicó un centenar de fuentes; así mismo existen bibliografías ecuatorianas del ámbito jurídico, económico, sobre artesanías, entre otras. Espero pues,  que  este trabajo cubra las expectativas en nuestro campo y  que sirva para visibilizarnos y apreciarnos mejor.
Si usted desea descargarse el PDF de la Bibliografía, que ha sido colocada en la red para servicio gratuito por decisión de su autor,  ingrese a la siguiente dirección:

jueves, 5 de enero de 2017

Mesías Carrera: el fiel sonido del terruño

Mesías Carrera: el fiel sonido del terruño (1923-2016)


Por Fidel Pablo Guerrero
soymusicaecuador.blogspot.com



En sus años juveniles (Archivo Mesías Carrera, A-MC)


El último día con que fenecía el mes diciembre del 2016 falleció el compositor Manuel Mesías Carrera Carvajal, a quien tuvimos la oportunidad de conocer tiempo atrás, allá por 1993 cuando contribuimos en la edición de  una de sus obras que publicó el  Municipio de Quito. Desde entonces tuve la posibilidad de visitarlo algunas ocasiones en su hogar, acompañado de su hijo, el reconocido flautista de la Orquesta Sinfónica Nacional  Luciano Carrera, así como por su nieto, el también  flautista Luis Fernando Carrera, heredero, igual que su hermano Andrés  de la vena musical del maestro Mesías Carrera.

De Mesías Carrera -a quien recordamos con afecto y admiración- saboreamos obras musicales como Los Pumisachos (sanjuanito); Manzanita (chilena), Yo soy del pueblo (pasacalle), Tierra de pájaros (canción), entre otras; así como sus escritos, pues además era hombre preocupado por la investigación, fruto de lo cual redactó algunos libros históricos que ahora son el invaluable legado para el país y para Zámbiza,  lugar de donde era oriundo. Allí,  nació el 4 de diciembre de 1923; sus progenitores fueron Manuel Carrera y Rosa Carvajal, también nativos de Zámbiza.


“La Banda es la fiel intérprete  del corazón de  un pueblo” (Archivo Mesías Carrera, A-MC)


Tras terminar la escuela primaria en su pueblo y en vista de sus manifiestas aptitudes musicales, sus padres lo enviaron a Quito a realizar estudios con el profesor Rafael Navas, los mismos que se vio obligado a interrumpir temporalmente por el fallecimiento de su madre; luego, tras recuperarse emocionalmente los retomó con los compositores: Reinaldo Suárez,  Miguel Jaramillo, Julio Dávalos y Segundo Luis Moreno (1882-1972), éste último, prestigioso historiador de la música ecuatoriana quien le inculcó el aprecio por la investigación y la cultura musical autóctona.

Su formación musical con los mencionados maestros, complementada con una ávida curiosidad lectora en libros técnicos de la rama,  le valió desempeñarse cabalmente  como maestro de capilla, así como formar y dirigir bandas, coros y emprender una fecunda ruta en la composición musical. Cabe mencionar que el profundo amor que sentía por la música  le llevó a fundar en su casa una mini-escuela de enseñanza musical, semillero de donde surgieron muchos artistas.


En traje oscuro, Manuel Mesías Carrera Carvajal. (A-MC)


Su entrega a múltiples  actividades: creación, investigación, enseñanza y respaldo a varias agrupaciones musicales, entre las que se destaca el grupo Jayac,  la Banda de Zámbiza, así como conjuntos corales escolares y grupos de música popular y religiosa,  lo hacen un hombre todavía más admirable, pues además de ser persona sencilla, recta, bondadosa, fruto de su imaginación dejó un extensísimo legado de creaciones  musicales: sanjuanitos, tonadas, chilenas, danzantes, pasillos misas, pasacalles y otros géneros de raigambre popular,  a los que se suman muchos  arreglos para distintos formatos instrumentales, sin olvidarnos de sus apreciables libros: Historia y Cultura popular de Zámbiza, que ahora es parte de bibliotecas importantes en distintas partes del Mundo y que contó con la participación del especialista en temas histórico-andinos Frank Salomon; La música en Zámbiza. Homenaje a la decana de las instituciones: La banda de músicos en sus bodas de oro - 50 años de existencia 1942-1992; y,  El folklore autóctono zambiceño. Buscaba también la manera de publicar la biografía de uno de sus maestros, Miguel Jaramillo y su relato Un campesino en la ciudad, escritos que si no me equivoco quedaron inéditos (alguna vez me dio una copia de la biografía de Jaramillo, que con la venia de su familia espero poder publicarla en la revista musical EDO).

Luciano Carrera (flauta) y  Mesías Carrera. (A-MC)


Colectó información en cuanto a danzantes y personajes de las fiestas zambiceñas (Yumbos, Hachero, Bracerantes, etc.), hizo dibujos descriptivos y, lo que es de suma importancia, realizó transcripciones de muchas melodías que se ejecutaban en aquellos festejos. Movido por su querencia telúrica, la etnografía zambiceña tuvo en él a un cronista de las expresiones y tradiciones lugareñas.

Una de sus transcripciones musicales para pingullo y tambor, acompañada de dibujos del danzante que la ejecuta. (A-MC)


Mesías Carrera era un hombre bautizado por el sol de zambiceño, de barro duro, robusto, de baja estatura, de cabello ensortijado que se fue cubriendo de nieve con el paso del tiempo; cordial en el trato, que combinaba con algunas ocurrencias humorísticas en el diálogo.  El peso de los años y el cansancio de su infatigable  labor fueron deteniendo su dinámico caminar con el que se movía en tiempos radiantes; su memoria se volvió muy frágil… pero su sonrisa siguió intacta, quizá por la satisfacción del trabajo cumplido.

1. Mesías Carrera en su casa, en el 2013 (Foto Pablo Guerrero). 2. A fines del 2013 con su nieto Luis Fernando Carrera.


Así recordamos a una persona extraordinaria que dedicó su existencia a la música y por la que hizo mucho; sea pues ésta, una manera de grabarlo en la memoria, así como un modo de hacer llegar nuestras sinceras condolencias a toda su familia.